RAE. Motivación: f. 3. Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona.

La motivación en la educación infantil es muy importante tanto dentro como fuera del aula, ya que facilita el aprendizaje de los alumnos. Como bien dice la definición de la Real Academia, la motivación puede aparecer de la propia personalidad, carácter o gustos del niño pero también puede llegar desde fuera. Y es en este punto donde se ve reflejado el trabajo de docentes y la actitud de padres.

¿De qué manera?

Mediante juegos, con recompensas y refuerzos positivos, con mucha comunicación e interés en el trabajo del niño. Actividades nunca impuestas, el alumno debe sentirse libre y que se fomenta su creatividad y se favorece su libre pensamiento. Todo esto hará que el niño se implique con el estudio, se interese más y como consecuencia aprenda más. El alumno necesita de la motivación para ser capaz de relacionar lo que ya conoce con lo que aprende.

Por ello, todo recurso es bueno para ayudar al docente de forma lúdica y siempre positiva. Con la APP de Schooltivity las escuelas infantiles tienen la opción de asignar logros, según el tipo de objetivo individuales o grupales. De esta forma, por cada tarea realizada correctamente, juego ganado u objetivo logrado el alumno recibirá en su perfil la notificación que le atribuye el premio. Los logros o recompensas ayudan a:

  • Que los alumnos aprendan a marcarse objetivos y metas y se esfuercen en conseguirlos.
  • Despiertan interés y más curiosidad en las tareas.
  • Aprenden a cooperar y trabajar en equipo (en el caso de los objetivos grupales).
  • Crea experiencias en los alumnos que favorecen el aprendizaje de la materia.
  • Favorece la comunicación entre hijos y padres.

Los padres y las escuelas tienen un objetivo común: que los niños desarrollen sus conocimientos.

Para ello es vital la comunicación entre ambos. Con Schooltivity los padres conocen los objetivos marcados para sus hijos, la APP favorece que reconozcan y apoyen los progresos, parte esencial de la motivación del alumno, ya que, en los primeros años, el niño aun no se conoce a sí mismo. El autoconcepto que tienen de ellos, es el que viene de sus mayores. El autoconcepto, por lo tanto, es la consecuencia del proceso de evaluación de lo que el niño capta de sí mismo en sus experiencias y en la información y la opinión de familiares, profesores y otras personas próximas.

La clave importante es que es que esas impresiones recibidas sean ajustadas a la realidad y sobretodo, siempre positivas. Un buen autoconcepto de sí mismo, hará que el niño tenga la autoestima elevada. Esto es fácil de conseguir con la comunicación adecuada padre-escuela, padre-alumno. Con Schooltivity esto es tan sencillo como hacer “click”. Conocer en tiempo real lo que realizan los niños, lo que logran y poder reconocerlo en casa, reforzará su autoestima y sobretodo, sus ganas de seguir aprendiendo.